La importancia de políticas educativas en la Educación y el rol del Estado.

Pierre Bourdieu señala que el Estado tiene como poder máximo producir e imponer la aplicación de categorías de pensamiento, lo que podría lograr a través de la escuela.

Cita a Thomas Bernhard quien dice:

“La escuela es la escuela del estado, donde se hace de los jóvenes criaturas del Estado (…)”

Afirmando que el hombre es destruido, reglado y dirigido por el Estado, quien impone concurrir a la escuela, establecimiento en el cual puede controlar y producir seres dóciles.

Al citar este autor, Bourdieu propone pensar al Estado como Hegel o Durkheim, refiriéndose al hecho de poder mostrar hasta qué punto es necesaria y difícil la ruptura con ese pensamiento. Para ello emprende la reforma de la ortografía (grafía correcta y designada como normal por el Estado),  lo que provoca revuelo en aquellos que su profesión está ligada a la escritura. Querer reformar esto hace que el Estado produzca un efecto que se ha impuesto en la realidad.

En cuanto a los programas escolares su modificación tendrá una tentativa menor, no solamente porque los intereses corporativos están atados al orden escolar establecidos, sino que también deben seguir cuestiones culturales, particularmente las divisiones y jerarquías sociales del Estado.

Surgen así “problemas sociales”, señalando como grandes productores de los mismos a las administraciones públicas y sus representantes. Lo que discierne de la ciencia social quien se limita a ratificar esto.

El Estado  está atravesado por una representación oficial, según Hegel como “grupo universal” y según Durkheim como “órgano de reflexión”  y determinar una visión particular del mismo se dificulta si se tiene en cuenta los escritos judiciales y la ciencia social, ya que, su construcción y representación está atravesada por ellos mediante problemas de neutralidad y desinterés social.

Surgen así defensores de estos problemas (filántropos y reformadores) quienes creen que la solución está en la “economía social”.  Frente a esto se pretende conseguir un modelo de variaciones del Estado, donde se puede plantear un conocimiento del mundo social, autonomía del sistema de enseñanza y una fuerte demanda estatal, de la cual puede surgir una ciencia social independiente de las fuerzas económicas pero dependiente de Estado, esta relación se puede poner en riesgo si la ciencia social dependiera de la demanda social pero a su vez, la misma es condición prioritaria de su progreso.

Bourdieu determina que además de violencia física dentro de un Estado en comunidad, al decir de  Max Weber, se debe agregar la violencia simbólica, ya que es la que se encarna en la objetividad (estructuras y mecanismos) y en también en la subjetividad (estructuras mentales, percepción y pensamiento) siendo la reconstrucción de la génesis el instrumento de ruptura más peligroso proponiendo un modelo de emergencia de Estado.

Esta propuesta difícilmente se puede llevar a cabo a causa de  que los encargados de investigar la génesis, ya que, no pueden abarcar todos los aspectos de la historia social humana.

Si se tuvieran en cuenta todos los aspectos que conforman diferentes especies de capital permitirían al Estado ejercer un poder sobre los diferentes campos.

El autor detalla las distintas especies de capital, si nos referimos al capital de fuerza física es la privilegiada en la mayoría de los modelos de génesis, ya que en ella se encuentran las fuerzas de coerción (ejército y policía) quienes garantizan el orden, lo que provoca su separación del mundo social ordinario.

Con el fin de transformar el capital económico en capital simbólico el Rey impone recaudaciones en distintos grupos sociales,  para ello desarrolla fuerzas armadas, quienes van a ser las encargadas de juntar ese dinero. En caso de retardo en el pago se ordenan diferentes  grados de represión, embargos, la prisión y el alojamiento de guarniciones de soldados.

Pero surge  la corrupción entre los recaudadores, lo que provoca un descontento en el rey, quien, de alguna manera, debe tener en cuenta aquellos que no lo hacen, reconocerlos como legítimos, personas con dignidad y asociar este hecho a la emergencia de una forma de nacionalismo y de unificación de territorio.

Para contribuir a la unificación del mercado cultural, el Estado, además de tener en cuenta un fisco unificado, debe tener en cuenta el capital informacional. Donde él mismo concentra la información, la trata y la redistribuye.

Por esta razón entra en juego el sistema escolar, quien se encargará a través de la enseñanza de la historia de la literatura, de imponer e inculcar universalmente una cultura dominante constituida en cultura nacional legitima.

El Estado es quien dispone de los medios para lograr la condición de concentración de capital simbólico, otorgándole reconocimiento y valor, ya que reúne todo tipo de especie de capital (físico, económico, cultural  y social), dejando aparte al capital jurídico, quien  sigue su lógica propia y es quien cuenta con un proceso de concentración del capital simbólico mas largo y bajo diferentes formas,  además de ser  un fundamento de autoridad especifica de quien detenta el poder estatal.

Esto lleva a la creación de una instancia central de nombramiento, ya que el Rey, por ejemplo, intenta hacerse beneficiario de distribución de cargos militares, ordenes de caballería, cargos de corte y de títulos de nobleza. Poco a poco el Rey concentra cada vez más capital simbólico y lo distribuye bajo la forma de cargos y de honores concebidos como recompensas, esto provoca que este capital simbólico difuso se transforme en un capital simbólico objetivado, burocratizado.

En conclusión

El Estado de manera universal, es capaz de imponer y de inculcar un principio de visión y de división común, estructuras cognitivas y evaluativas idénticas o parecidas, para crear un fundamento de “un conformismo lógico” y de un “conformismo moral” para un mundo con sentido común. Es importante entender el papel del Estado dentro de una sociedad, porque contribuye en una parte determinante a la producción y a la representación de los instrumentos de construcción de la realidad social, intentando conseguir categorías de percepción y de pensamientos comunes.

El conjunto de estos aportes consigue el orden estatal, y entender que las estructuras cognitivas no son formas de la conciencia sino disposiciones del cuerpo, mientras que las ordenes impuestas deben ser comprendidas como “toma de conciencia” para llevar a cabo una sociedad que cumpla este orden social que busca el Estado.

Siguiendo la línea de orden dentro de una sociedad se puede citar al texto de Oscar Oszlak, “La formación del estado Argentino”, quien postula que:

Con el afán de crear una sociedad organizada, por ejemplo en Argentina, se pretende la conformación de una política que articule la dominación de la sociedad con las instituciones que permitan su ejercicio, por lo tanto se pretende la creación de un Estado como aparato institucional que determine las reglas entre las relaciones sociales. De alguna manera externalizar su poder, ser reconocido, establecer estructuras de poder diferenciando ese poder a través de instituciones públicas con legitimidad.

Busca además la creación de un territorio delimitado donde se desarrollan los intereses políticos y económicos, donde se puedan establecer relaciones sociales capitalistas. Una sociedad representada por una autoridad suprema que represente sus intereses.

Para ello hay que remontarnos en los orígenes del Estado Nacional, movimientos emancipadores restringidos por la colonia, donde se pretende sustituir esa colonia a partir de la superposición de un aparato político, aunque preservar algunas políticas coloniales junto con las relaciones entre los sectores urbanos y rurales, garantizarían la construcción de un Estado. Pero en Argentina esto demoró muchos años, a causa de las transformaciones sociales, revolución industrial, de transporte, entre otras cosas. Aunque se debe tener en cuenta que durante la formación de este Estado se abrió una oportunidad de inversión de la actividad productiva por la expansión del mercado mundial, como así también corrientes migratorias, auge en la exportaciones.

Los nuevos Estados Nacionales vieron en todo esto una oportunidad de ser aquel Estado Nacional completo que tanto buscaba, pero no del todo, ya que aun contaban con limitaciones por las condiciones precarias. El poder consolidarse como Estado Nacional podría ser la salida a los problemas de orden y progreso, este concepto de orden responde a los intereses de las clases dominantes y estaba en relación con las nuevas producciones e integración a un mercado mundial, el progreso.

Era necesario para llevar a cabo esto, que todas las propiedades de estabilidad estén bien cumplidas y desarrolladas, pero al ser Estados nuevos no contaban con esos recursos. Los factores que podrían llevar a la estabilidad son los que estaban en relación con la producción económica y la inserción en el mercado mundial, pero las mismas afectaron a las formas de intervención del Estado en la sociedad. Todo esto exigía un aparato de recaudación y financiación, expansión de los mercados financieros de Europa hacia América Latina, para lograr completar la consolidación de un Estado Nacional.

Al  leer el texto “La escuela pública sitiada” de Pablo Imen, esto nos pone en contexto acerca de la postura neoliberal, quienes creen que  cada quien es lo que es por el azar, aquel azar que señala la clase de familia y el contexto cultural en el que nacemos, como así también nuestra capacidad física y mental. Para ello hay que tener en cuenta la diferencia entre libertad e igualdad, entendiendo como igualdad a aquella que da resultados, refiriéndose a que todos debemos tener lo mismo, ya sea ingresos, carreras, entre otras cosas, razones por las cuales contradice la definición de libertad.

Esto generó la crisis del capitalismo democrático pero no condujo al socialismo. Las clases dominantes involucraron un nuevo proyecto que provocó la centralidad del mercado, y la desigualdad. El Estado ya no proveía equitativamente la riqueza siendo la política económica la culpable de la limitación para el gobierno y el mercado.

Para la corriente neoliberal cada individuo es lo que es por su propio destino, por sus decisiones y por lo que heredo. Esta falta de libertad se convierte en una condición humana, no existe equidad.

El neoliberalismo propone dejar a un lado la idea de felicidad sustituyéndola por la idea de reducción del sufrimiento, siendo el sujeto el que se debe acostumbrar a ello.

Están en desacuerdo con diferenciar la “ingeniería social utópica” de la “ingeniería social gradual” siendo la primera creadora de sueños imposibles y la segunda la encargada de a partir de las instituciones posibilitar pequeños cambios que puedan hacer tener una vida más habitable.

El neoliberalismo propone una política de Estado pensada como un proyecto integral y orgánico.  El mercado posibilitaría la asignación de recursos eficazmente creando a causa del mismo el crecimiento económico, el aumento de la tasa de ganancia del capital privado, la reducción del costo salarial y la contención del gasto público social.

La educación ocupó un lugar muy importante durante este periodo, siendo la principal fuente para lograr el ideal principal del neoliberalismo, los individuos como responsables de su destino jugando así con la “libertad” y el “pluralismo cultural”.

Friedman considera al problema de la enseñanza como problema económico que pierde valores éticos, sociales y políticos.

Los neoliberales consideran que la enseñanza beneficia  el poder burocrático y a los gremios docentes ya que sus propios intereses generan obstáculos en la construcción de las libertades de elección. Cuando se refieren a la escuela como mercado se refieren a la educación en la cual los padres e hijos son los consumidores y los docentes  y el administrador, los productores.

Los postulados neoliberales sostienen valores que no son neutrales, la actitud y actividad del conocimiento, la dinámica escolar y el sistema educativo incorporando en la práctica educativa poder y saber.

Es importante tener en cuenta que toda práctica humana es una práctica social, que incorpora distintos valores, no son inocuos si nos referimos a los fines de la educación, ya que no es fácil dentro de un “mundo caníbal” llevar a cabo un ser responsable y comprometido. Por eso dentro del sistema escolar, podemos encontrar infinidad de motivos que lo llevan a su fracaso, con los cuales podemos determinar la justificación de la desigualdad educativa.

Esta desigualdad se puede analizar desde la lógica sistémica, donde podemos ver que el poder del Estado es quien controla los contenidos enseñados, en los cuales aplica su disciplina. Esto produce que la escuela se convierta en una institución donde se enseñe la misma ideología, como afirman Baudelot y Establet.

Se crea de esta manera, una estructuración del sistema educativo capitalista, una primaria profesional y una secundaria superior, ambos se tratan de la misma ideología, y son diferenciados de la misma manera que se diferencian el catecismo y la teología. En el mismo se conoce una autoridad incuestionada del saber experto y un sentido común acorde a la cultura dominante. Determinando contenidos a enseñar que dejan muy de lado la relación pedagógica, en efecto una relación que llevaría al logro de la calidad educativa, como así también la opinión docente, quien se ve exigida por la intensificación del empleo para resolver un ingreso mínimo, obligaciones de capacitación atadas a la reforma y el deterioro de las condiciones de vida de los estudiantes, lo que provoca en la misma la idea de pensar si la tarea de enseñar se convierte en un trabajo alienado.

Todo esto llevaría a pensar que las autoridades del conocimiento expresan el rechazo de alternativas dentro del sistema educativo, generando desde el punto de vista epistemológico, una naturalización y aceptación de un modo de ver la realidad, de conceptualizarla, lo que de alguna manera ahoga toda actividad orientada al logro de resultados esperables en los operativos: evaluadores.

La perspectiva neoliberal le da importancia al conocimiento evaluado a partir de  estándares de calidad y rendimiento, analizando la trayectoria de clase, frente a esto se determinan que para “los pobres” habrá un circuito devaluado para otorgarles herramientas para la empleabilidad, quien se encargará de esto es el Estado, quien garantizará una educación básica. Mientras que para los “no pobres”, se abrirán circuitos de mercado, los cuales les facilitarán una lógica de competencia y meritocracia, y es el encargado de distribuir conocimiento oficial.

El autor, en su análisis del orden capitalista y el Estado, desarrolla una concepción similar a la planteada por Bourdeau, en donde considera al Estado una entidad separada del resto, pero quien ordena, de alguna manera las relaciones sociales incluyendo diferentes aspectos de la vida social, como la economía, la cultura, entre otras cosas.

Es el Estado un espacio social, quien  involucra estos aspectos con la idea de asegurar la acumulación del capital y la legitimación del orden capitalista, con el menor grado de conflictividad posible, ya que el Estado capitalista debe administrar la distribución de riquezas, poder y conocimiento entre las clases antagónicas y dominantes.

Pablo Imen analiza el Estado como una red institucional, quien mediaría el conflicto antes mencionado, donde presupone la constitución de un comando de operaciones del funcionamiento del orden, para llevar a cabo una regulación.

Complementario a esto se pretende una perspectiva de los sujetos que participan de este proceso destinado a asignar funciones (gobernantes, gestores, funcionarios, gerentes).

“Comprender las políticas educativas implica comprender al estado y al conjunto de políticas públicas de las cuales dicha política educativa es una parte.”[1]

Me pareció importante resaltar esta frase ya que el autor pretende entender a la educación como la clave para superar todos los problemas y comprender al Estado como relación social y terreno de lucha. Desde esta perspectiva dialéctica se analizará el predominio de las propuestas de la nueva derecha. Las profundas mutaciones que se dieron entre el Estado, la economía y la sociedad a lo largo de los 90 se vieron como parte de la instalación y consolidación del orden liberal.

Esta articulación produjo  dos cambios trascendentes en el siglo XX, como respuesta a la crisis del orden capitalista por un lado la libre concurrencia, alternativa que construyó la clase capitalista llamada capitalismo democrático y por otro lado el orden previo se transfiguró como capitalismo neoliberal. Ambos tuvieron impacto en la esfera de la educación formal. Para lograr desarrollar las nuevas estrategias del estado (acumulación de capital y legitimación del orden) aparece una alternativa neoliberal que combina asistencialismo y mercado. Frente a esto la idea Sarmientina de una identidad entre educación pública, popular y estatal se tornaría difícil concretarla.

Sostener un proyecto educativo al servicio de las mayorías sociales, frente al implemento de un verdadero genocidio político y social, privatizaría los derechos materiales y simbólicos de sectores como la niñez y la juventud, y haría más difícil aun la construcción de una educación democratizada.

A lo largo del siglo XX, el capitalismo demuestra una notable capacidad de reacomodamiento y garantiza una formula generada por los que ‘tienen’ para que los que ‘no tienen’ sigan no teniendo, conforme el desarrollo de las condiciones reales de existencia. De alguna manera excluye a aquellos que menos tienen la posibilidad de saber, tener y gobernar.

El Estado capitalista adquirió dinámicas particulares frente a las tensiones entre el aseguramiento de la acumulación de capital y la legitimación del orden vigente, particularmente en su constitución, quien lo constituye en un actor central para el logro de las ganancias ordinarias y extraordinarias, esto provocó un inédito nivel de exclusión y conflicto social, notable diferenciación entre ricos y pobres, desempleo.

La precarización del trabajo, la flexibilización, estuvo orientada a disciplinar la mano de obra, como también a profundizar la extracción de plusvalía para los empresarios individuales. Quien toma un papel muy importante en esta situación, fue el sistema educativo, ya que es quien articula la educación y el empleo, para ello el neoliberalismo desarrollo una dinámica original. En donde el sistema educativo tuvo que adecuarse a los requerimientos de las empresas y dispositivos de formación de empleo, además de incluir a aquellos desempleados a trabajar en las escuelas como auxiliares, lo que garantizaría la reducción presupuestaria. Esto provocó un equilibrio fiscal, una expresión hipócrita de la retórica oficial y la creación de nuevas instituciones funcionales.

A causa de esto, en el plano educativo hubo incrementos en el financiamiento, por otro lado se opero un deterioro sistemático de las condiciones laborales de los docentes, congelamiento salarial y el cercenamiento de los derechos contenidos en los estatutos docentes. Finalmente las privatizaciones se cumplieron en toda la región, donde todos los ingresos eran transferidos hacia el sector privado.

El autor señala que existe un paso del Estado de bienestar al Estado penal/ asistencial, donde coloca al estado en un contexto de reestructuración de la vida social hacia la lógica mercantil, la privatización de los espacios públicos y la desvalorización de lo estatal, para que de alguna manera redefina sus funciones, sus políticas, sus prioridades, así como su propia composición interna, alineado en propuestas de ajuste.

Los ideólogos neoliberales convergieron con un movimiento global de cuestionamiento de los Estados benefactores, donde el Estado no podía seguir asumiendo practicas redistributivas hacia abajo porque incentivaba la irresponsabilidad individual, la idea era que cada uno debía elegir su destino, el Estado debía dedicarse a administrar el adecuado funcionamiento de mercado, entre otras cosas.

El Estado benefactor fue sucedido por un Estado neoliberal, quien ensayó dos estrategias, por un lado la lógica de represión creciente del conflicto social reconfigurando un verdadero Estado penal y por otro lado la contención de los efectos de la pobreza.

En los 90 William Bratton visitó Buenos Aires su campaña Vernacula en convergencia con intereses de los EEUU para reafirmar a Nueva York y su “tolerancia cero” como meca de la seguridad, brindó además un estimable apoyo a las tesis neoliberales que intentaban separar al delito de condiciones sociales de desigualdad y pobreza. La “tolerancia cero” fue el nombre que se le dio a una concepción de seguridad estructural bajo estos cánones de culpabilidad de excluidos por la vía de la responsabilidad individual.

En cuanto al estado asistencial, así como el neoliberalismo instaló el individualismo las políticas públicas provocaron desigualdad y miseria material y simbólica. A su vez que la pobreza aumentaba, el consumo se difundía cada vez más. Este contraste generó desigualdades y delincuencia.

La niñez, la adolescencia y juventud en cuanto educación tenían un prohibido acceso y el desempleo de los adultos constituía una falta de futuro.

La lucha de desocupados generó para el gobierno la problemática de la exclusión. La individualización social tuvo contrapartida en políticas sociales. Contra la tradición del capitalismo democrático se generaron incapacidades para sostener su propio destino, convirtiendo a las víctimas en los causantes de sus males desligándose de los mismos. En Argentina sustentados por la cosmovisión neoliberal, se asumió el programa de grupos económicos locales vinculados al capital externo, los cuales no permitieron resistencias sociales a través de disciplinamiento social.

escuela

REFLEXIÓN PERSONAL:

Los textos analizados permiten una reflexión acerca de la idea de educación actual, y digo actual porque durante la formación de un Estado Nación, de la postura neoliberal y de escuela pública sitiada podemos descubrir el funcionamiento de la escuela en  diferentes épocas.

Porque aunque el tiempo no sea el mismo muchas de las características planteadas siguen vigentes. Como por ejemplo la función de la escuela para establecer ideologías de la clase dominante y de esa manera “someter” a las masas especialmente de bajos recursos económicos. Cuando vemos actualmente las condiciones en las que se encuentra la escuela (ediliciamente hablando) nos permite darnos cuenta de que es paralelo con la falta de educación dentro de ellas. Como sociedad creemos que la escuela sea el medio para alcanzar un futuro, pero permitimos a la vez que el Estado nos ponga limitaciones. La escuela debería ser el medio en el cual las personas puedan educarse e instruirse pero pareciera que la falta de atención a las instituciones hace que esta tarea se dificulte. Aulas sin calefacción, al borde del derrumbe, utilizadas para otros fines como comedores escolares, dejando de lado los contenidos a enseñar y dándole una funcionalidad que al parecer es social (y lo digo por los comedores), pero que a su vez generan en la sociedad establecer a la institución educativa importante solo para ciertos fines y no para educar.

¿El Estado no valora que dentro de esas aulas, de la escuela hay seres humanos que realmente pretenden un futuro y que su derecho es educarse?

El Estado controla lo que es de su interés dejando de lado la infraestructura y las condiciones en las que las personas se educan. La educación debe ser el camino para que un país avance, debe ser el medio para que una persona se encuentre en igualdad de condiciones, debe ser el medio a su vez para estar con los ojos abiertos y bien despiertos para poder decidir sobre nuestro futuro, sobre nuestra vida.

La sociedad se sigue acostumbrando a la idea de institución educativa como lugar de amparo sin darse cuenta que la función de la escuela es formar a las generaciones para que logren un futuro de calidad.

Decidí tomar una imagen de un aula vacía ya que la imagen a simple vista pareciera no querer decir mucho pero en realidad lo dice todo, ya que hoy en día se ve a la educación vacía, sin futuro. Una sociedad que cree en el día a día, que no valora la importancia de la escuela pública, esa misma sociedad puede creer en un futuro mejor para todos.

Una silla vacía puede representar a un niño que no asistió a clases porque tuvo que trabajar con su familia toda la noche recolectando cartones o puede representar a una familia que cree que la escuela no le servirá a su hijo para nada porque nunca van a salir de la pobreza, miles de cuestiones sociales hacen que la sociedad pierda el sentido y la motivación por la educación, una silla vacía dice mucho, grietas, goteras, que la escuela sea como una cárcel que solo encierra y que no genere más que rechazo por parte de una sociedad desmotivada.

Nosotros, los futuros docentes no podemos perder el rumbo, no podemos dejarnos ganar por la desesperanza. Tenemos que creer que se puede cambiar a la educación dentro de un aula, que se puede motivar a los alumnos, recibirlos y brindarles contención además de educarlos

Hacerlos creer en un futuro mejor, en que lo van a lograr con mucho esfuerzo pero que todo se logra. Que una realidad es ahora pero que no va a ser la misma realidad porque a través de la educación puede y debe ser mejor

Podemos hacer que la escuela vuelva a tener el brillo que se desgastó y ser respetada, invitar a la comunidad a sentirse parte de ella, brindarle respeto pero por sobre todas las cosas importancia.

Durante la elaboración del trabajo fue rica la comparación de los diferentes autores y sus análisis, así como el video enviado por la profesora de cátedra, que generaba una reflexión a partir de un video referido a la inclusión excluyente y la igualdad desigual, palabras que no se utilizan en el léxico escolar. Siendo las mismas hasta por momentos tabú, las cuales deben analizarse con profundidad y poder desarrollarse ya que son palabras que se generan en el seno de la institución y que influyen en los alumnos para que logren un aprendizaje y se sientan cómodos dentro de una institución educativa. La discriminación proviene de las diferencias sociales y más que nada de las diferencias que produjo el capitalismo, ya que muchas personas valoran lo material por sobre la esencia de la persona.

También decidí anexar al trabajo un video de una canción que me pareció adecuada para resumir lo que intento explicar en mi reflexión. La misma habla sobre la importancia de la educación y la lucha por un derecho tan importante como este.

Los carteles que aparecen en el video movilizaron todas mis ideas y me permitieron ver la lucha que América Latina vive día a día para que se valore la educación sobre todas las cosas. La canción plantea la educación como un derecho y el orgullo del estudiante que al serlo puede cambia

[1] Imen Pablo “La Escuela Pública sitiada. Críticas de la transformación Educativa” Cap. I-II-2005

La Cumbia del Estudiante

Bibliografía Obligatoria de Cátedra:

  • Bordieu- Espírutu de Estado-1996
  • Oszlak- “La Formación del Estado Argentino”
  • Imen Pablo “La Escuela Pública sitiada. Críticas de la transformación Educativa” Cap I-II-2005

Caminos de tiza – Políticas educativas y trabajo docente – 28-11-15

 

Maidana, María Celeste

1 Comment

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s